Home » Artículos » ¿Qué son los Registros Akáshicos? ¿Para qué sirven?

¿Qué son los Registros Akáshicos? ¿Para qué sirven?

Los Registros Akáshicos son una memoria universal de la existencia, imagina que es como un internet cósmico en donde se almacena información y todos los días continúa creciendo.  Los Registros Akáshicos son una dimensión de la conciencia que contiene un registro vibratorio de cada ser a lo largo de su existencia. Este cuerpo vibratorio de conciencia se halla íntegramente en todas partes, y se puede acceder a él en todo momento y en todo lugar.

Representan un espacio multidimensional dónde se archivan todas las experiencias del alma incluyendo todos los conocimientos y las experiencias de las vidas pasadas, la vida presente y las potencialidades futuras.  A los Registros también se le puede definir como el cuerpo del luz de la autoconciencia universal o la matriz cósmica inobservable y omnipresente. Como tal, los Registros constituyen un cuerpo experiencial de conocimiento que contiene todo cuanto haya pensado, dicho y hecho cada alma a lo largo de su existencia, así como todas sus posibilidades futuras.

Akasha (sánscrito) o ākāśa

El adjetivo akáshico proviene de Akaśa, un término existente en el antiguo idioma sánscrito de la India, que significa ‘éter’, espacio o energía cósmica que penetra en todo el universo y es el sutil vehículo que transporta el sonido, la luz y la información, las bases constituyentes de la energía y de la Vida.

Los Registros Akáshicos no son nada nuevo. Han sido reconocido por todas las grandes civilizaciones.

  • En Egipto se conocen como las “Tablas de Thoth”,
  • en la Biblia como el “Libro de la vida“,
  • en el Islam como la “Tabla Eterna” y
  • los Mayas los denominan el “Banco Psi”
Ya los Rishis, sabios de la India sabían de esta dimensión fundamental oculta que abarca todos los otros elementos: el prithivi (la tierra), el ap (el agua), el vata (el aire) y el agni (el fuego). Este Akasha contiene todos los elementos dentro de sí mismo y al mismo tiempo se halla fuera de estos sin limitaciones del tiempo y espacio.

Lo interesante es que todo, absolutamente todo, incluyéndote a ti y a mi, surgimos desde esta matriz, desde este espacio o trasfondo sutil. Primero está la fuente divina sin forma, el origen de la creación. Desde allí surge la primera cristalinización del espíritu, el éter, el Akash o la sustancia primordial, que son los Registros. Estamos hecho de polvo de estrellas, de la misma materia de la creación, y los Archivos nos lo hacen recordar.

Por eso la expresión somos todo uno, uno en la fuente, pero individualizados en las formas, en alma, mente y cuerpo. Akasha es todo lo que ha sido y todo lo que es y será. De allí nacemos a distintas realidades álmicas para tener experiencias que facilitan la evolución, el aprendizaje de las conciencias.

En esencia es una finísima sustancia que baña el universo, en la que se recogen todos los pensamientos, todas las palabras emitidas, emociones sentidas y acciones cometidas por las personas a lo largo de los tiempos. Forma una base de la evolución, permitiendo a que los seres vivos no tengamos que empezar desde zero en nuestra senda evolutiva. Existe para el plano individual, planetario y universal con diferentes frecuencias vibratorias.

Si quisiéramos visualizarlo, podemos imaginarnos una biblioteca, en la que cada alma humana es representada por un libro. Cada hoja de ese libro, representa una vivencia energética, cada capítulo una vida o encarnación. El conjunto de libros forma una biblioteca atemporal, la biblioteca de la humanidad. La cual forma parte del Registro Akáshico planetario, este último del galáctico y por último del universal. Los Registros podrían verse incluso como la conciencia o memoria colectiva cósmica.

Y tenemos la posibilidad de aprovechar la sabiduría del cosmos, de recordar la magnificencia de nuestro origen divino y de acceder a la información que necesitamos para desplegar nuestro verdadero potencial en la encarnación presente.

Es a través de la conexión con nuestro Ser Superior, la Diosa interna y los Guías Espirituales que nos conectamos con el plano de los Registros Akáshicos para sanar al Alma, encontrar las respuestas a las preguntas más profundas del Ser Humano:

  • ¿Para qué he venido?
  • ¿Cómo puedo usar mis dones, mis talentos y mi Amor para transformar a mi vida, mi entorno y ayudar a la humanidad?…
  • ¿Cómo despertar y activar mis facultades espirituales?
  • ¿Cuál es el propósito de tu Vida?
  • ¿Cuáles son mis dones y talentos?
  • ¿Por qué y para qué me pasa lo que me pasa?

¡No hay ninguna pregunta que no encuentre respuesta en los Registros Akáshicos!

La maravilla de los Registros no reside únicamente en ser la fuente de una inmensa cantidad de información, sino en su potencial para sanarnos, para activar nuestra Maestría Personal y el ADN, en otras palabras ¡vivir la vida que estamos llamados a vivir!.

¿Porqué es importante acceder a los registros?

El Akasha nos abre los ojos a la dimensión profunda más allá de las cosas, el tiempo y el espacio; nos aproxima a la comprensión de la naturaleza fundamental del mundo y de nosotros mismos. Nos revela que debajo de la superficie de las apariencias hay un mundo interconectado “holograficamente in-formado” en el cual todas las cosas se encuentran inmersos en un entramado, se crean a si mismas y a través de sus conexiones cósmicas crean a todas las cosas.

Nos hace consciente que realmente somos uno, nosotros, los seres humanos, el mundo, el universo, que el macrocosmos está en el microcosmos, y que nuestra acción le afecta al todo. Nos recuerda del poder creador que llevamos dentro, de las responsabilidades y las infinitas posibilidades.

A su vez nos puede acercar a la manifestación de nuestro potencial completo, sacar todas nuestras dudas, contestar todas nuestras preguntas. Nos podemos conectar con los Registros Akáshicos a través de nuestro Ser Superior y Guías Espirituales y revelar las respuestas a las preguntas más profundas del alma.

Comentarios

comments

About admin

%d bloggers like this: