Home » Artículos » La misión y energía de los Gatos

La misión y energía de los Gatos

Historia

Se piensa que el profundo vínculo entre los gatos y humanos se dio en el antiguo Egipto, lugar donde este animal era una divinidad, representada por la figura de una gata, conocida como la Diosa Bastet o Batit, considerada protectora del hogar y defensora de los hijos. Además se le atribuía ser Diosa de la abundancia.

Por parte contraria, el gato también fue considerado maléfico, ya que las brujas solían estar siempre acompañadas de uno, específicamente negro. De ahí que nacieron un sinnúmero de especulaciones que decían que este animal traía mala suerte si se cruzaba en tu camino. No obstante, hay quienes aseguran que tener un gato en casa tiene consigo muchos beneficios a nivel físico y espiritual. Pudiendo inclusive ayudar a espantar espíritus, según aseguran.

Protector energético

Los gatos poseen una conexión con el mundo mágico, invisible a nuestros ojos. Así como los perros son nuestros guardianes en el mundo físico, los gatos son nuestros protectores en el mundo energético. Durante el tiempo que pasa despierto, el gato va “limpiando” tu casa de las energías negativas.

Cuando duerme, él absorbe y transforma esta energía. El gato puede estar muchas veces en lugares con baja fluctuación de energía para poder activar esta área.
Muchas veces el gato se queda mirando para la “nada”, totalmente concentrado, él ve cosas que nosotros no vemos, desde insectos microscópicos hasta seres de otras dimensiones.

Muchas veces su gato va para un lugar aislado de la casa y comienza a maullar, es una especie de alerta que él está dando, la vibración energética de ese lugar necesita mejorar. Nuestros problemas, nuestro estrés diario es absorbido por el gato. Cuando es demasiado y el lugar está muy cargado de energía negativa, no es raro que el gato se enferme. Claro que el gato no es el único responsable por el equilibrio energético de la casa, pero él se esfuerza bastante. Cuanta más armonía exista en su ambiente, menos energía negativa él necesitará absorber y consecuentemente será más feliz y saludable.

Cuando dormimos nuestros cuerpos sutiles se separan del cuerpo físico y van al plano astral, Los gatos muchas veces nos acompañan en estos viajes astrales o protegen nuestro cuerpo astral cuidando nuestro ambiente de entes negativos. Estas son las razones por las que a ellos les gusta dormir con nosotros en la cama.

Además de eso, como transformadores de energía ellos ayudan en la sanación, desempeñando un papel semejante al de los cristales. Los gatitos son maestros, ellos nos enseñan amar sin apegos, un amor libre, no sumiso, ni dependiente. Por eso muchas personas tienen dificultad en convivir con gatos y los llaman “interesados”. Primero, tienes que conquistar la confianza del gato. Después, tienes que aprender a respetarlo. Él te demostrará afecto cuando realmente lo sienta y no cuando se lo mandes. Desde el punto de vista energético, las personas que tienen dificultad o molestias al convivir con los gatos son personas que tienen resistencia en dejar entrar el amor a sus vidas.

Si hay muchas personas en la familia y un único gato, él puede quedar sobrecargado absorbiendo la negatividad de todos. Es bueno tener más de un gato para dividir la carga entre ellos, sobre todo en esos casos. Si no tienes un gato, y de repente aparece uno en tu vida, es porque lo necesitas en ese momento y con un fin en específico. El gatito está queriendo ayudarte. Si no lo puedes acoger, es importante que le encuentres un hogar. El gatito llegó hasta ti por alguna razón que quizás en ese momento no puedas comprender, pero que sin dudas, servirá para tu desarrollo espiritual.  Muchas veces el gatito aparece, cumple su función y se va.

El poder terapéutico de los gatos

Se han realizado varios estudios que indicarían que no sólo tienen capacidades psíquicas, sino también terapéuticas. Según lo anterior, acariciar a un gato eliminaría el estrés y negatividad, mejora el sistema cardiovascular y aportaría calma a su dueño.

Por último, una investigación realizada en la Universidad de Missouri, específicamente por el Centro de Investigación de interacción humano animal de la Facultad de Veterinaria, demostró que tener un gato ayudaría a las personas con hipertensión y problemas cardíacos. Así como también en demencia senil y Alzheimer.

Son sanadores natos

¿Has notado que tu gato siempre se te duerme en el lugar que a ti te duele? Como he comentado antes, los gatos detectan cambios en la energía ambiental. Y si a eso le sumas que les gusta estar en sitios donde la vibración no es buena, pues ya tienes la respuesta.

Se acurrucan junto a ti en la cama cuando te duele la espalda… justo en la espalda. Algunas veces se te sientan cerca de la cabeza, precisamente el día que has venido estresadísimo del trabajo. O sobre las piernas cuando estás muy cansado y te derrumbas en el sofá. Incluso en el regazo cuando tienes dolores menstruales.

No solo a ellos les gusta estar en esas zonas, sino que además su ronroneo oscila en una frecuencia que se está estudiando que resulta beneficiosa para el tratamiento médico de muchas enfermedades.

Comentarios

comments

About admin